El problema plateado por el cliente era la instalación de un sistema de proyección en una ubicación de especiales características

 

        • Un techo excesivamente largo
        • Paredes en ángulos cerrados
        • Excesiva longitud de la sala

A esas limitaciones  hay que sumarle que todo el sistema debería ser desmontable y con el mínimo impacto puesto que el edificio es de especial protección arquitéctonica.

Tras varias pruebas se optó por un proyector de ultracortadistancia BenQ Ultracorta 3000 LUM XGA MX843UST combinado con una pantalla de retroproyección de 3×3 metros.

La pantalla se fijó mediante unos ganchos extraíbles a unos salientes de la pared, y el proyector se instalo mediante un soporte en la parte trasera de la pantalla. La distancia era suficiente para aprovechar casi la totalidad de la pantalla.

Dejar un comentario