Nuestro cliente llevaba varios años trabajando con un servidor Windows. Tanto el servidor físico como el sistema operativo, Windows Server, instalado se estaban quedando obsoletos.

El proyecto consistió en dotar al cliente de un nuevo servidor y migrar toda la información del antiguo servidor al nuevo, con la problemática asociada que todo el software utilizado por nuestro cliente estaba en el servidor y los trabajadores accedían a el por medio de la red. También disponían de un dominio windows que había que respetar en todo momento.

Para solventarlo se planteó una solución en varios pasos

  1. Instalación del servidor y configuración de dominio y servicios básicos.
  2. Migración de datos (archivos accesibles mediante carpetas compartidas) al nuevo servidor, configurar la compartición de archivos en base al dominio y los usuarios de dominio. Durante este proceso hubo que reconfiguar los equipos de la oficina para que accediesen a las carpetas en el nuevo servidor. Dada la cantidad de datos del cliente ésta operación se tuvo que llevar a cabo en varias fases, durante las cuáles la oficina convivió con ambos servidores, accediendo a uno u a otro según se hubisen migrado ya los datos o no.
  3. Migración de software (contabilidad, gestión documental, gestión de oficina, etc…) también se hizo por fases y se hubo de poner en contacto con los distintos servicios de mantenimiento de los distintos programas.
  4. Reconfiguración de todos los equipos para trabajo contra el nuevo servidor, y desconexión del antiguo servidor.

Cómo medida de seguridad el antiguo servidor se mantuvo unas semanas hasta su desconexion definitiva.

Se aprovechó la instalación para mejorar la seguridad mediante la instalación de un firewall, así como un sistema de backup con triple respaldo: disco USB, NAS con RAID 1 y servidor externo.

 

Dejar un comentario